El fabricante de ascensores Zardoya Otis ha pedido este jueves en un encuentro con periodistas que el Gobierno ponga en marcha un plan de ayuda para financiar la instalación de ascensores en los cerca de un millón de edificios que no tienen uno en España. «Hablamos de financiar, no de subvencionar», ha remarcado el director general de la compañía, Javier Barquín. El directivo ha señalado que las que tienen competencias en este asunto son las Comunidades Autónomas. «No se han mostrado todo lo predispuestas que nos gustaría», ha añadido.

Barquín ha estimado que de ese millón de edificios, en aproximadamente un 30% podría instalarse un ascensor. Con un coste medio de 70.000 euros por equipo, en el que se incluiría no solo el precio del aparato, sino también la instalación y la adecuación del inmueble para colocar el ascensor, el coste total sería de unos 21.000 millones de euros.

A su vez, el director general de la compañía ha resaltado que el parque de ascensores español «es muy antiguo», con una media de edad superior a los 20 años. Barquín ha indicado que hay gran cantidad de edificios de la década de 1970 que no tienen ascensor, lo que supone un problema, ya que sus inquilinos han envejecido y en muchos casos ahora necesitan uno. «A las promotoras les decimos que en caso de que no quieran poner un ascensor, por lo menos que dejen el hueco», ha explicado el direcitvo.

El grupo, filial del gigante de los ascensores Otis, tiene presencia en España, Marruecos y Portugal, siendo España el país donde más ascensores tiene instalado con 250.000 equipos, el 25% del parque total. La compañía tiene 5.476 empleados en el país, tres plantas y un centro de I+D (tiene seis en todo el mundo). «Dentro del grupo, somos los más rentables», ha asegurado Barquín, quien ha señalado que actualmente el 80% del negocio de la empresa es el mantenimiento del parque y el otro 20% la instalación de equipos nuevos.

Fuente: Cinco Días