Un tercio de los resultados de la banca en su actividad en España es atribuible a su negocio asegurador, aunque en 2018 se redujo esta aportación porque el margen de las aseguradoras
fue algo menor y el beneficio de las entidades financieras algo mayor.

Además, la rentabilidad de las aseguradoras ligadas a grupos bancarios es más del doble que la de las independientes, según un estudio de AFI sobre el sector y las entidades financieras.

El estudio refleja que la participación en el negocio de seguros español aportó 1.809 millones de euros a los resultados consolidados de las entidades financieras españolas, una parte por la participación en aseguradoras, y la otra, por la distribución de productos a través de la red bancaria, aunque el estudio no desglosa el peso de ambas.

La cifra es inferior a la de 2017, cuando se computaron 1.852 millones, y la caída se explica por el efecto combinado de una contención de las primas devengadas por las aseguradoras (con la consiguiente reducción de resultados) y de la cierta mejoría de los resultados obtenidos por
las entidades financieras.

De 215 empresas de seguros que operaban en España a cierre del pasado ejercicio, 32 tienen vinculaciones significativas con las 15 principales entidades financieras españolas, que cubren prácticamente la totalidad del mercado bancario.

Además, dado que el sector bancario es el principal canal de distribución de los seguros de vida en España, la mayoría de ellas, 22, operan en el ramo de vida y las 10 restantes en no vida.

Las 32 entidades con vinculación con bancos concentran el 50% del negocio asegurador en España, aunque con diferencias importantes entre vida, donde representan entre el 65 y el 75% de la actividad, y no vida, ramo en el que apenas alcanzan el 15-25%.

El dominio de los bancos en el segmento de vida se explica sobre todo por la capilaridad de la red bancaria española, por la cercanía del ahorro-previsión al negocio financiero y porque en muchos casos están ligados a la comercialización de hipotecas.

En conjunto, siete entidades (el líder es CaixaBank, seguido a distancia por BBVA y Santander, Sabadell, Bankia, Ibercaja y Unicaja) concentran más del 90 % del volumen de negocio de vida en España vinculado a la banca, que genera unos 1.700 millones de euros de beneficios.

La participación media de entre el 15 y el 25% del ramo de no vida en los beneficios de los bancos es mucho más elevada en algunas entidades, puesto que dos compañías (Línea Directa, filial 100% de Bankinter, y Adeslas SegurCaixa, filial de Caixa compartida con Mutua) acaparan el grueso de la contribución de los resultados a los grupos bancarios, a las que hay que sumar Caser, en la que tienen participación varias entidades de crédito.

Además, las entidades ligadas a bancos emplean menos recursos propios en la generación de resultados, por un menor grado de capitalización -dado que los excesos de capital, si los hubiere, se sitúan en el banco matriz- y por mayor eficiencia del negocio.

El resultado de esa combinación es una rentabilidad muy superior de las aseguradoras vinculadas a grupos bancarios, de manera que las 32 compañías de este perfil tienen una rentabilidad sobre recursos propios (ROE) del 18,5%, más de 10 puntos por encima del resto.

Fuente: Cinco Días