Tras nueve semanas de deriva y búsqueda de jefe, los accionistas de Uber finalmente han elegido a Dara Khosrowshahi, máximo ejecutivo de la firma digital de viajes Expedia, como consejero delegado de la compañía. Se cierra el primer capítulo de Uber tras la renuncia, forzado por lso accionistas, de su cofundador, Travis Kalanick.

Frente a Khosrowshahi estaban dos candidatos de peso, el presidente de General Electric, Jeff Immelt, y Meg Whitman, máxima ejecutiva de Hewlett Packard Enterprises, cada uno con el apoyo de distintos grupos de accionistas. Finalmente, se ha optado por una solución de consenso, según los medios estadounidenses. Su nombre no apareció en la rumorología de las últimas semanas.

Khosrowshahi lleva en Expedia desde 2005 y es responsable de la expansión de la firma de reservas por todo el mundo y la salida al mercado de nuevos productos. Ahora el reto es diferente: un gigante con una valoración que ha llegado a 70.000 millones de dólares sin equipo directivo y una imagen pública muy erosionada por los escándalos. Además, la empresa no tiene responsable de operaciones ni financiero.

Desde febrero, la cúpula de Uber ha sufrido varias bajas que culminaron con la renuncia de Kalanick, considerado responsable de una cultura corporativa tóxica que ha derivado en denuncias por acoso sexual, encontronazos con los reguladores, con los conductores, uso de prácticas ilegales para engañar a los inspectores en algunos países y robo de patentes

El fondo Benchmark, uno de los principales inversores de Uber y que demandó a Kalanick por fraude, apostaba por Meg Whitman, mientras que Immelt era el favorito del cofundador, pero el ejecutivo de General Electric se retiró de la contienda. Finalmente, el consejo se decantó por el tercer candidato, cuyo nombre no había trascendido hasta ahora.

Fuente: Cinco Días