Telefónica ha aprobado una nueva subida de precios para sus ofertas convergentes de Fusión, que incluye fijo, móvil, internet y televisión. De esta forma, Movistar incrementará su precio en un rango entre tres, para las tarifas más básicas, y seis euros, para las tarifas que incluyen Netflix. Este movimiento vendrá acompañado de un incremento del volumen de gigas de datos para las líneas móviles. Según fuentes de la compañía, la entrada en vigor tendrá lugar el próximo 5 de marzo.

De esta manera, Fusión 0 aumentará su precio en tres euros al mes, desde 57 a 60 euros al mes, con un incremento adicional de tres GB en la línea móvil principal (pasa de 2 a 5) y de 4,8 en la línea adicional, que pasa de 200 MB a 5 GB al mes. En la misma línea, Fusión Base aumentará tres euros al mes hasta un total de 75 euros, con una línea móvil con 15 GB.

A su vez, las tarifas de Fusión Selección, Plus, Total y Total Plus tendrán aumentos de precios de cuatro euros al mes, para situarse en 99, 109, 144 y 169 euros mensuales, respectivamente.

Además, Telefónica ha decidido repercutir ahora en el cliente con Netflix la subida de precios aprobada por la plataforma televisiva estadounidense el verano pasado. De esta forma, las tarifas convergentes que incluyen Netflix registrarán una subida adicional de uno o dos euros al mes, dependiendo de si se accede en dos o cuatro dispositivos de manera simultánea, con las opciones básica y premium.

En este movimiento han vuelto a pesar las cuestiones regulatorias. Según fuentes del sector, Telefónica ha decidido subir los precios para poder aumentar los GB de datos en las segundas líneas móviles de fusión, y así evitar tener que afrontar una reducción de la tarifa mayorista que cobra a otras telecos por utilizar su red (NEBA), que establece la Comisión Nacional de los Mercados y Competencia (CNMC).

Estas fuentes señalan que el regulador recurre a los precios de los servicios de Telefónica para fijar el precio que los operadores alternativos abonan por utilizar la red del antiguo incumbente. De esta manera, si Telefónica aumentase los datos sin subir precios, la CNMC podría optar por bajar el citado precio mayorista de acceso a la infraestructura.

Este nuevo escenario, en cualquier caso, abre las alternativas para que los competidores puedan aplicar nuevas subidas de precios, tal y como ha sucedido en los ejercicios precedentes. 

Para Telefónica, igualmente, las subidas de precios se han convertido en una herramienta fundamental para poder incrementar sus ingresos en el mercado español. Un factor muy vigilado por inversores y analistas.

Fuente: Cinco Días