La petrolera Saudi Aramco ha cancelado el roadshow que iba a tener esta semana en Londres con potenciales inversores británicos y europeos con vistas a su debut en la Bolsa de Riad. La empresa ha fijado una valoración de entre 1,6 y 1,7 billones de dólares (1,44 y 1,53 billones de euros) de cara a su inminente debut en la Bolsa de Riad, lejos de los 2 billones de dólares (1,8 billones de euros), uno de los valores que consideró la compañía, que pertenece al Estado de Arabia Saudí. 

La compañía con mayores beneficios del mundo colocará, de esta manera, 3.000 millones de acciones -equivalentes a solo el 1,5% de su capital social- a un precio de entre 30 y 32 riales (7,5 y 7,2 euros), lo que permitiría recaudar a Aramco entre 24.000 y 25.500 millones de dólares (21.706 y 23.062 millones de euros).

De este modo, en la parte baja del rango de precios establecido, la OPV de la petrolera estatal corre el riesgo de no cumplir con las expectativas de convertirse en la mayor de la historia, ya que el gigante chino del comercio electrónico Alibaba levantó más de 25.000 millones de dólares con su debut en la Bolsa de Nueva York en septiembre de 2014.

Saudi Aramco, la petrolera estatal de Arabia Saudí, registró un beneficio neto de 68.000 millones de dólares (61.491 millones de euros) en los nueve primeros meses de 2019, mientras que los ingresos de la compañía saudí en los nueve primeros meses del año alcanzaron los 244.000 millones de dólares (220.647 millones de euros).

De este modo, Saudi Aramco se mantiene como la empresa más rentable del mundo y supera ampliamente los resultados contabilizados por sus principales competidores occidentales, que apenas superaron en conjunto los 45.736 millones de dólares (41.358 millones de euros).

Fuente: Cinco Días