Michael O’Leary, presidente de Ryanair, anunció este jueves que pese a que no se han producido cancelaciones de vuelos con destino a Barcelona tras los atentados de la semana pasada en la capital catalana que dejaron 15 muertos, la compañía irlandesa va a bajar los precios de los vuelos a la ciudad condal.

El directivo defendió que es una política que repite la compañía tras otros atentados como los ocurridos en Manchester, Londres, París, Niza o Bruselas para mantener el tráfico. En el caso de Barcelona aseguró que todavía es pronto para cifrar la rebaja, pero estimó que estará entre un 5 y un 7%.

Michael O’Leary, presidente de Ryanair, se mostró este jueves muy crítico con el proceso que está llevando el Gobierno alemnán tras la bancarrota de Air Berlin, por quien la irlandesa ha mostrado su interés. «Solo están escuchando a Lufthansa», criticó.

El directivo remarcó que una operación por la cual Lufthansa se hiciera con su rival alemán sería «monopolística». «El Gobierno alemán exige a todos los países que cumplan las normas, pero no cuando les toca a ellos», subrayó. El directivo consideró en una rueda de prensa en Madrid que la fusión entre ambas acapararía casi todos los slots -derechos de vuelo- en Alemania bajo control de Lufthansa «lo que no permitiría que compañías como Ryanair o Easyjet crezcamos».

O’Leary defendió que el proceso de Alitalia, también en bancarrota y donde Ryanair también es candidata a adquirirla, es «más transparente y justo» que el de la compañía alemana. El directivo aseguró que el próximo paso en este caso será, junto con el resto de competidoras interesadas, presentar una oferta formal a finales de octubre. El ejecutivo remarcó que la firma irlandesa puede abordar las dos operaciones, en caso de resultar ganadora en ambas.

El presidente del grupo también se refirió a la huelga de Eulen en Barcelona y remarcó que los trabajadores no pueden «chantajear» a los consumidores y dejarles sin vacaciones. Por ello, aseguró que comparte la decisión tomada por el Gobierno de reforzar los controles de seguridad.

Respecto a los paros en Aena, convocados a partir de septiembre, aseguró que tendrá un impacto en la operativa pero que mantiene sus planes de crecimiento y de inversión en España. Sin embargo, pidió que el Gobierno divida la gestión de los aeropuertos para evitar el «monopolio» de Aena, lo que tendría unos resultados «positivos» para el sector.

O’Leary también se refirió a las críticas sobre el turismo masivo en algunas regiones como Cataluña o Baleares. «La culpa no la tienen Ryanair o Airbnb», señaló. El directivo argumentó que las ciudades deben impulsar áreas fuera del centro para evitar aglomeraciones. «Una solución sería poner más impuestos a los hoteles del centro y bajárselos a los de extrarradio».

Por otro lado, Ryanair anunció este jueves que ha abierto el periodo de selección para 250 trabajadores expertos en tecnologías de la información para el hub tecnológico que la compañía va a abrir en Madrid en octubre. O’Leary aseguró que buscan ingenieros para ayudar al desarrollo digital y tecnológico del grupo, especialmente enfocados a la mejora de su aplicación para móviles. Se unirá a los centros de Irlanda y Polonia.

Fuente: Cinco Días