Las agencias de viaje no se han visto perjudicadas por esta nueva crisis turística. Una crisis que, según Rafael Gallego, viene derivada de la competencia desleal que están ejerciendo las low cost. En cuanto Canarias, pronostica un invierno duro, pero una recuperación temprana, en primavera. Entiende, además, que proponer crear una compañía aérea regional denota que quien tuvo la idea desconoce cómo funciona el mercado.

Gallego es un actor consolidado en el sector del turismo español, en el que empezó en el año 1986. Durante su carrera ha ocupado diversos puestos en organismos de carácter nacional tales como el Consejo Español de Turismo, en el ICTE, Comité Organizador de Fitur, entre otros.

¿Cuál fue su primera reacción ante el anuncio de la caída de Thomas Cook?

Desde 2018 sabíamos que estaban en una situación financiera complicada y los directivos estaban intentando salvar la empresa. En cualquier caso, no esperábamos este final.
Las comunidades más afectadas son Baleares y Canarias, por el volumen de negocio. Pero en el caso de Canarias se junta además otro factor, y es que empieza la temporada alta. Thomas Cook movía el 17% de los turistas que llegaban a las islas. El turismo aporta el 35% del PIB, y esta empresa suponía el 6% de ese porcentaje.Por tanto, estamos hablando de una situación bastante complicada, por no decir trágica. Y, sobre todo, en esta temporada de invierno. Pero seguro que para la temporada de verano y la de invierno del 20/21 ya se habrá solucionado, otros operadores se habrán hecho cargo de la demanda de esta empresa.

En cualquier región donde vuelen las ‘low cost’ ha aumentado más el alquiler vacacional”

¿Cómo va a afectar a su subsector, al de las agencias de viaje?

Somos los menos afectados, o más bien nada afectados. Nos toca simplemente por una cuestión de imagen. Diferentes fuentes están intentando hacer ver esta situación como un cambio de ciclo a la hora de contratar los viajes, algo que no tiene nada que ver. Esta es la consecuencia de una mala gestión de la empresa. De hecho, los directivos están siendo investigados por parte del Gobierno británico.

Esto tiene más que ver con la guerra de precios que se ha entrado por parte de las low cost en los últimos 16 meses. Ryanair, particularmente, está machacando totalmente los precios. Habría que investigar hasta qué punto no se está haciendo dumping (vender por debajo del precio normal para adueñarse del mercado). Ahora hablamos de Thomas Cook por su envergadura, pero no olvidemos que el último año y medio, en Europa han quebrado 20 compañías aéreas porque no han sido capaces de luchar contra este monstruo. Tres muy ligadas al mercado español y canario, como Air Berlin, Monarch y Germania.

¿Qué otras consecuencias ha tenido esto último que señala?

Ha medida que ha ido aumentando la curva de llegada de pasajeros con low cost, ha ido disminuyendo la estancia media en los establecimientos. Mientras los touperadores manejaban el 80% de los turistas que llegaban, los hoteleros sabían cuántos clientes se iban a quedar una semana, 15 días o un mes. Ahora la estancia media está en ocho días. Además, si nos fijamos en cualquier región donde vuelen las low cost veremos que es donde más aumentando el alquiler vacacional.

Los empresarios de Tenerife han sugerido que se debería crear una compañía aérea canaria, ¿qué opina de esta idea?

Que la monten con su dinero, pero con ni un duro de capital público. Desde luego les va a durar muy poco, es imposible competir en un mercado saturado de aviones. ¿Y quién lo va a comercializar? Porque el 60% de los pasajeros que se suben a un avión son residentes del destino.

Ya ha habido experiencias de este tipo, como el caso de Spanair en su última etapa durante la la cual entró capital catalán. O como en Alitalia, que está quebrada actualmente, y para la cual están buscando alguien que la quiera comprar. Es un sinsentido absoluto. Que se sienten con compañías aéreas tipo Norwegian y que negocien con ellos.

Se ha pedido además al Gobierno de Canarias que negocie con Ryanair…

Ryanair se va de las bases, no se va de las rutas, las que le son rentables no las van a perder. Y si se va, la experiencia nos demuestra que en una semana están cubiertas por otras compañías. Se van por una cuestión de abaratar los precios, para poder hacer contratos en precario a su plantilla.
Se ha pedido además al Gobierno de Canarias que negocie con Ryanair…

Yo creo que tenemos, de hecho, poca dependencia de ellos. El modelo que funciona es este. Ellos son los que asumen el riesgo de contratar los aviones, algo que no hacen los hoteleros. Las plazas que no llenan se las comen con papas, no se las come el destino. Los hoteleros siguen hablando de la comercialización directa, llevan 20 años y no lo han conseguido. Creo que no tienen claro lo que es este mercado.

Fuente: Cinco Días