Pastas Gallo registró un beneficio neto consolidado de 8,5 millones de euros en el ejercicio 2018, el último antes de que sus antiguos propietarios, la familia Espona Massana, vendiera la empresa a Proa Capital.

La ganancia de Productos Alimenticios Gallo, matriz del grupo, supone una mejora del 23% respecto a la de 2017, en virtud de un incremento del 20% en su resultado de explotación. Sus ingresos mejoraron ligeramente, un 1,5%, superando de nuevo los 200 millones de euros, tras bajar de esa barrera en el ejercicio 2017. Más del 86% de esas ventas, en torno a 173 millones, se efectuaron en el mercado nacional.

La memoria financiera de la compañía no hace referencia al proceso de venta que atravesó durante meses. Los Espona Massana acordaron la venta de una participación mayoritaria al fondo Proa Capital, en una operación que valoró la compañía en más de 200 millones, unas 16 veces su resultado de explotación.

Los Espona contrataron a EY y Sabadell para desprenderse de una participación mayoritaria de la sociedad, iniciando un proceso de venta que recibió multitud de muestras interés de fondos nacionales y extranjeros. Proa ganó la puja a Towerbrook, Ventura e Idilia Foods en la fase final del proceso.

Fuente: Cinco Días