La agencia de calificación Moody’s  ha rebajado el rating de los bonos de Dia, que pasa de Caa1 a Caa2. Es la cuarta vez desde octubre que esta agencia degrada la calidad crediticia del grupo de supermercados. Esta nota supone acercar a la empresa a lo que Moody’s considera grado de insolvencia.

Ni el acuerdo de liquidez a corto plazo suscrito con los bancos acreedores a finales de diciembre, ni la perspectiva de una ampliación de capital de 600 millones de euros asegurada por Morgan Stanley, son suficientes a ojos de Moody’s para ni siquiera mantener la calificación anterior. Además, mantiene su nota con perspectiva negativa.

«Pese a las nuevas herramientas de crédito que han mejorado la liquidez a corto plazo, el éxito de la ampliación de capital será la clave para estabilizar su perfil de liquidez y su calidad de crediticia a unos niveles sostenibles», valora el analista sénior para Dia de Moody’s, Vincent Gusdorf. Según explica, el acuerdo de refinanciación ha reducido las «perspectivas de recuperación de los tenedores de los bonos», ya que, prosigue, la banca ha entregado los nuevos créditos a cambio de unas garantías que podrían incluir el negocio internacional del grupo.

La agencia sí cree que el éxito de la ampliación de capital es necesaria para mejorar la liquidez y la calidad crediticia, aunque subraya la incertidumbre sobre lo que hará el primer accionista del grupo, el fondo Letterone. «En este punto, es incierto si el fondo apoyará la ampliación de capital ya que diluirá de forma significativa su participación si elige no participar». Moody’s recuerda que para sacar adelante la ampliación, Dia necesitará el apoyo de al menos el 50% de sus accionistas en la próxima junta, que se celebrará a mediados de marzo. 

Al mismo tiempo, la agencia dice que las condiciones bajo las que se Morgan Stanley ha asegurado la ampliación «crean incertidumbres dado el deterioro de la cuota de mercado de la compañía en España y su débil gobernanza, como muestra el descubrimiento de muchos errores contables y el reciente cambio del consejero delegado Antonio Coto tras solo cinco meses en el puesto».

De aprobarse, la idea del grupo es completarla antes de Semana Santa, que este año comenzara en la semana del 15 de abril. Es decir, en apenas un mes. 

Fuente: Cinco Días