Mango no salió de pérdidas, pero las redujo un 45% en 2017

La empresa de ropa Mango ha recortado sus pérdidas un 45% en el ejercicio 2017, alcanzando un negativo de 33 millones de euros, frente a los 61 millones del año anterior, ha informado la compañía de moda este viernes. La facturación del grupo se ha situado en 2.194 millones de euros, lo que representa una reducción del 2,9% en comparación con los 2.260 millones registrados en 2016, mientras que el resultado bruto de explotación (Ebitda) ha aumentado en un 50%, hasta los 115 millones de euros.

El grupo ha explicado que el ejercicio se ha dividido en dos semestres muy diferenciados: en el primero el Ebitda registró una importante mejora en comparación con el año anterior, y el segundo semestre marcó un crecimiento más moderado, afectado por las altas temperaturas en la mayoría de los mercados más importantes para la compañía.

Según el vicepresidente ejecutivo de Mango, Daniel López, con un comportamiento de las ventas en el segundo semestre similar al de la primera mitad del año, “el grupo habría entrado en la senda de los beneficios”, el objetivo de la compañía a principios de año. “Confiamos seguir mejorando en 2018”, ha añadido, y ha señalado que las ventas totales han experimentado una “muy buena evolución”, con un crecimiento sostenido en los últimos cinco meses.

Durante 2017, Mango ha realizado un ejercicio de saneamiento de su balance, que ha conllevado un fuerte recorte de sus pasivos bancarios y una reducción de su deuda financiera neta que disminuyó un 33%, al pasar de 617 a 415 millones de euros, lo que mejora sustancialmente la situación patrimonial del grupo.

El 77% de la facturación correspondió a la actividad internacional y el 23% al mercado español; por líneas de negocio, destaca el comportamiento de Man, Kid y Violeta, responsables del 18,3% de la facturación total, superando el 17,6% del ejercicio anterior.

Las ventas en línea también aceleraron su crecimiento y su peso relativo en el conjunto del grupo: la cifra de venta se incrementó en un 15,4% hasta alcanzar 339,2 millones, representando ya el 15,5% del total de la facturación. La compañía confía en que este canal alcance el 20% de la facturación total a lo largo de 2019, un objetivo previsto inicialmente para finales de 2020. Mango vende por internet en 83 países, y este año tiene previsto ampliar este canal de venta a Irán y a Ucrania.

Por su parte, las inversiones de Mango en 2017 ascendieron a 45 millones. Gran parte de esta cifra se destinó a la mejora de los sistemas tecnológicos de la compañía. Durante este año destinará 30 millones adicionales a la transformación digital, además de otros 20 millones a otras áreas. La empresa cerró el ejercicio con 211 megastores –de más de 1.100 metros cuadrados–, 20 de las cuales se abrieron a lo largo del pasado año, y con 2.190 tiendas en total, repartidas en 110 países.

A finales del año pasado, las franquicias representaban el 55% de los puntos de venta de la cadena. Durante este año está previsto que mantenga su crecimiento mediante este modelo y abra otros 45.000 nuevos metros cuadrados en franquicias en todo el mundo.

Fuente: Cinco Días

By |2018-08-10T12:29:57+00:0010 agosto, 2018|Categories: Actualidad Económica, Cinco Días|Tags: , , , , , , , , , , , |Comentarios desactivados en Mango no salió de pérdidas, pero las redujo un 45% en 2017