La red ferroviaria no puede albergar a los seis candidatos que optan a operar servicios de pasajeros a partir del 14 de diciembre de 2020. Adif ha obtenido sobredemanda de capacidad, pese a elevarla un 65% respecto al volumen de uso actual, y tendrá que aplicar criterios previstos en la declaración de red para el reparto de la capacidad marco (diez años de plazo de operación).

La previsión es que solo queden tres jugadores sobre el tablero cuando se anuncie la preadjudicación. Pese a que hay plazo hasta el 15 de diciembre, todo apunta a que el miércoles se reunirá el consejo de Adif en convocatoria extraordinaria.

La selección motivará movimientos de integración entre consorcios, según prevén fuentes de las empresas participantes, e incluso posibles recursos. No faltan quienes hablan ya de una liberalización en desigualdad de condiciones, entre empresas públicas y privadas. En este sentido se echa de menos que el operador dominante Renfe hubiera puesto trenes en régimen de alquiler a sus competidores. Pese a que este extremo está contemplado en la Ley del Sector Ferroviario, Renfe quedaría eximida al no contar con flota excedentaria. Otra baza que podría cristalizar en recurso, según las fuentes consultadas, es un supuesto conflicto de interés al estar el fabricante de trenes Talgo, líder en material rodante de alta velocidad en España, en uno de los consorcios.

Adif baraja convocar este miércoles una reunión extraordinaria del consejo para proceder a la preadjudicación

Técnicos de Adif mantuvieron el viernes encuentros con cada uno de los aspirantes. Unas reuniones, bajo la supervisión de la CNMC, en las que se trasladó que las peticiones son incompatibles entre sí. La oferta reservada a los acuerdos marco representa el 70% de la capacidad total, por el 30% que quedará para acuerdos anuales en los que podrían entrar operadores con servicios puntuales.

Además de Renfe, aspiran a la alta velocidad la francesa SNCF; la firma andaluza Eco Rail; el consorcio de Globalvía y Moventia; el trío integrado por Talgo, Globalia y el fondo Trilantic, y un sexto grupo configurado por Air Nostrum y el operador público italiano Trenitalia. Las seis solicitudes han resultado válidas, lo que implica que cumplen los requisitos administrativos, financieros y técnicos. Adif subrayó el viernes el éxito de concurrencia y defendió la transparencia y objetividad del proceso.

Riesgo de quedar fuera

El anexo P de la Declaración sobre la Red contempla la adjudicación de capacidad a través de los paquetes A, B y C en que se ha dividido la oferta. Cada uno incluye franjas horarias en los tres ejes del proceso de liberalización: Madrid-Barcelona-Frontera francesa, Madrid-Levante (Valencia/Alicante) y Madrid-Sur (Sevilla/Málaga). La asignación por paquetes garantiza, según Adif, que podrán operar de forma óptima al menos tres empresas ferroviarias de transporte de viajeros.

Hay empresas que echan de menos la opción de poder alquilar trenes a Renfe o que ven una posición de ventaja competitiva en Talgo

La firma de los acuerdos marco llegará antes del 15 de marzo y precisará el visto bueno de la CNMC.

Renfe ha ido a máximos y se adjudicará el paquete A, el mayor de los tres, ante la disponibilidad de flota y personal para cubrir un alto nivel de servicio. Se espera que la potente SNCF, con trenes rodando ya en España, sea otra de las adjudicatarias. Pese a negociar alianzas, la francesa acabó sola, lo que podría reabrir contactos con los descalificados.

Adif tenía previsto atender todas las solicitudes en caso de que hubieran sido compatibles, con el fin de maximizar el uso de la red. Ahora tendrá en cuenta el uso de capacidad propuesto: se impone quien solicita el mayor número de días los surcos ofertados y a mayor plazo en años. Adif vigilará, eso sí, que las solicitudes en la primera fase de la liberalización sean realistas en función de la disponibilidad de trenes homologados.

En caso de igualdad entre varios candidatos se valorará a quien se comprometa a iniciar antes las operaciones; el cálculo de la huella de carbono y un plan para reducirla; las condiciones laborales (se prima el menor porcentaje de contratos temporales), y puntúa la cuota de mujeres y discapacitados en la plantilla.

Tres grandes corredores

Eje Madrid-Frontera Francesa. El paquete A incluye 48 circulaciones diarias (tres trenes por hora y sentido); el B oferta 16 servicios por jornada (un tren por hora y sentido), y el C, cinco (un tren cada tres horas en cada sentido). El corredor tendrá 69 tráficos al día (un 60% más).

Corredor a Levante. Adif propone 32 circulaciones para el paquete A (2 trenes por hora y sentido); 16 para el B (un tren por hora y sentido), y cuatro trenes al día en cada sentido para el C. Se pasa de 37 a 52 circulaciones (un 40% más).

Madrid-Sevilla-Málaga. Sale con 48 circulaciones en la modalidad A (3 trenes por hora y sentido), 16 en la B (1 tren por hora y sentido), y 16 en la C (4 trenes al día y en cada sentido). El alza es del 70%.

Fuente: Cinco Días