Las compras navideñas esquivarán la incertidumbre política y económica. Al menos así lo prevé Deloitte, que en su Estudio de consumo Navideño 2019, en el que estima un gasto medio por hogar de 554 euros, lo que supondría un incremento del 2,4% respecto al gasto real registrado en la campaña de 2018.

Una perspectiva de mejora pese a que los consumidores encuestados son más pesimistas respecto a la situación económica española respecto a otros países del entorno europeo. Así, el 60,3% de los encuestados por Deloitte considera que la situación es de estabilidad o crecimiento, por el 63,6% de la media europea, y el 48,4% cree que la economía se mantendrá o crecerá en 2020, mientras que esa perspectiva es del 53% en Europa. Sin embargo, esas peores perspectivas no son tales cuando se analiza la renta disponible de cada hogar: el 71% de los consumidores españoles cree que tiene la misma o mayor capacidad de gasto que hace un año, un porcentaje que en la media europea es del 67%. «Es un buen dato porque la percepción de la renta disponible es más importante, y es de esperar que influya positivamente en el gasto», ha explicado la socia de bienes de consumo y distribución de Deloitte, Victoria Larroy, quien afirma que «la Navidad está por encima de las percepciones económicas», dado el alto componente de tradición que contienen estas festividades en España.

Por ejemplo, el gasto estimado aquí solo es superado por el previsto en Reino Unido, que alcanza los 639 euros. En Alemania, Holanda, Polonia, Portugal o Rusia, países donde Deloitte también ha llevado a cabo la encuesta, los importes son inferiores.

Aunque las tendencias son diferentes dependiendo de cada comunidad autónoma. El estudio prevé una reducción del gasto en Cataluña, La Rioja, Castilla-La Mancha, Extremadura, Balerares y Canarias. En Murcia y Cantabria se estiman los mismos niveles que el año pasado, mientras que en el resto se espera un incremento, especialmente en Madrid, Galicia o Navarra. Los regalos de cara a Navidad y Reyes Magos serán los que se lleven la mayor parte del presupuesto, el 43%, hasta 238 euros, seguidos de la comida, con 173, y las actividades de ocio, que crecen un 5,3% hasta los 79 euros. Por contra, el presupuesto destinado a viajes caerá un 1,5%.

Viajes, el regalo que nunca llega

Precisamente, los viajes están entre los regalos más deseados por los consumidores españoles. Solo les supera el dinero, que vuelve a ser el regalo más demandado, y la ropa y el calzado. Sin embargo, esos deseos no se ven correspondidos a la hora de la verdad: los viajes no están entre los 10 regalos más comprados. «Somos tradicionales y prácticos a la hora de regalar. Al final los viajes son más complejos de regalar y normalmente más caros», ha apuntado Bruno Rodríguez, socio de Deloitte.

Por canales, el gran almacén sigue siendo la opción preferida por el 54% de los encuestados para realizar las compras en el mundo físico, un punto más que el año pasado, mientras que el online sigue ganando espacio. Deloitte calcula que las compras a través de internet superarán el 28% del presupuesto, aunque variando según el tipo de gasto. El estudio afirma que el 37% de lo presupuestado para regalos se comprará online, un porcentaje que en 2015 era del 24%; y en comida el 12%, el doble que hace cuatro años.

Fuente: Cinco Días