La NASA podría abrir la Estación Espacial Internacional a los viajes privados, según ha anunciado este viernes. De esta forma, se une a la estrategia de Rusia, que ya ha permitido que varios astronautas independientes del Estado accedan a su estación. 

Para estos viajes, la NASA contará con la cápsula Crew Dragon de SpaceX y la nave Boeing CST-100, dos vehículos comerciales que todavía no han sido probados por los astronautas. De hecho, serán estas dos compañías las que llevarán a cabo los primeros tests a finales de este año.

Los viajeros, astronautas de empresas privadas, podrán pasar hasta 30 días en la Estación Espacial, aunque habrá un límite para las expediciones, que comenzarán el año que viene: solo dos astronautas al año.

El viaje podría costar alrededor de 50 millones de dólares (44 millones de euros) por persona, según ha detallado el responsable financiero de la agencia estadounidense, Jeff DeWit, aunque este coste dependerá de SpaceX y Boeing. Por su parte, la NASA cobrará unos 35.000 dólares (30.800 euros) por noche por la manutención de cada astronauta

Con este nuevo proyecto, la agencia del Gobierno estadounidense quiere elevar sus ingresos para financiar su principal objetivo en este momento: llevar a la primera mujer y a un nuevo hombre a la luna en 2024. De hecho, el organismo ya ha modificado su presupuesto para el próximo año: ha pedido 1.600 millones de dólares más, aunque ha afirmado que necesitará más dinero en los próximos ejercicios para poder tener la oportunidad de cumplir sus planes. 

Hasta ahora, estos viajes privados estaban limitados a experimentos científicos pero el organismo está dispuesto a abrir la mano y permitir otro tipo de actividades más comerciales que permitan a las compañías interesadas ganar dinero: «No tenemos una idea clara de qué tipo de ideas llegarán desde la industria privada», ha explicado Bill Gersteinmaier, administrador asociado de la NASA para la exploración humana en una rueda de prensa. 

Fuente: Cinco Días