Ni Holanda ni Roma ni Milán. Han sido los jueces españoles los que han bloqueado la fusión de las dos Mediasets. La Audiencia Provincial de Madrid confirma en un auto al que ha tenido acceso CincoDías que las medidas cautelares que adoptó en octubre el juzgado de lo mercantil número 2 de Madrid  y que suponían la “suspensión cautelar de los acuerdos sociales aprobados en la junta de Mediaset España, celebrada el pasado 4 de septiembre de 2019” son conforme a derecho. Vivendi gana, Berlusconi pierde.

Así, la fusión planteada en junio del año pasado entre Mediaset España y su matriz italiana queda definitivamente invalidada. Los Berlusconi tendrán que reformular la fusión o negociar con Vivendi la venta de su participación si quieren seguir adelante con la operación. La fusión bajo las condiciones iniciales está muerta, puesto que la legislación holandesa, donde se quiere trasladar el domicilio social, exige que una operación de este tipo quede inscrita en el registro en un plazo inferior a seis meses desde su luz verde en junta. La fecha límite se sitúa, por lo tanto, es inicios de marzo.

Berlusconi controla la matriz con un 44,2% del capital a través de Fininvest y Vivendi es dueño del 28,8%. Pero la mayor parte de esta participación, el 19,2%, se traspasó en 2017 al fideicomiso Simon Fiduciaria, que de entrada carece de derechos de voto, por una decisión del supervisor italiano del sector de las telecomunicaciones.

El auto de la Audencia, además, no da lugar  recurso de ningún tipo. De nada sirve ya que los jueces italianos y holandeses se pronuncien, puesto que la fusión está invalidada en España.

Fuente: Cinco Días