La fiscal encargada de investigar la salida a Bolsa de Bankia, Carmen Launa, ha presentado este lunes en la Audiencia Nacional su informe de conclusiones definitivo de Anticorrupción en el que ha justificado la ampliación de la acusación inicial de posible estafa a inversores a presunta falsedad contable. Según ha defendido Launa, la citada ampliación de acusación se ha llevado a cabo porque “el contenido debe referirse al momento de calificación definitiva y no a las conclusiones provisionales. Esta doctrina es coherente con la jurisprudencia del Tribunal Supremo. Hay una cristalización progresiva según avanzan las investigaciones”.

Durante la fase de exposición de conclusiones e las defensas, los letrados que defienden a Rodrigo Rato (expresidente de Bankia) y Miguel Ángel Acebes (exconsejero independiente de BFA) también ampliaron sus escritos y anunciaron posibles medidas futuras porque consideraron que el endurecimiento del escrito de la Fiscalía suponía una “vulneración de derechos fundamentales”, en concreto, el derecho de defensa. Al comienzo de su exposición, Launa ha replicado que “las representaciones procesales han sabido de qué se les acusaba y de que tenían que defenderse”.

En todo momento, la fiscal ha defendido que el Ministerio Público está en su derecho de ampliar la acusación y modificar sus conclusiones previas. “Las modificaciones, unas fueron anunciadas como cuestión previa y otras han sido consecuencia de las pruebas realizadas. No solo no ha habido vulneración alguno del derecho de defensa sino que las garantías se han adecuado a lo exigido por la jurisprudencia del Tribunal Supremo y del Tribunal Constitucional”, ha remarcado.

Tras un mes de parón en el juicio que investiga la salida a Bolsa de Bankia, el proceso encara su recta final. Durante las próximas semanas está previsto que tras la Fiscalía procedan a la exposición de conclusiones las defensas y el juicio quedará visto para sentencia.

El pasado mes de julio la Fiscalía amplió su acusación inicial de presunto delito de estafa a posible falsificación contable y elevó de cuatro a 14 las personas acusadas. Igualmente, aumentó la pena de prisión que pedía para los exdirigentes ya acusados, salvo para Francisco Verdú (exconsejero delegado), que le retira el cargo de presunta estafa a inversores. De esta forma, ahora solicita ocho años y medio de cárcel para Rato en lugar de cinco años que pedía anteriormente; cinco años para José Luis Olivas (exvicepresidente de la entidad); cuatro años la pena de cárcel para José Manuel Fernández Norniella; y un año y seis meses para Francisco Verdú.

La Fiscalía únicamente acusaba a estas cuatro personas en un principio, de las 34 que se sientan en el banquillo, pero finalmente en julio amplió su escrito final y ahora acusa también al exdirector general financiero y de riesgos de Caja Madrid y de Bankia Ildefonso Sánchez Barcoj, para el que pide dos años y medio; al socio auditor de Deloitte Francisco Celma (solicita dos años de prisión); al exinterventor de Bankia Sergio Durá (entre uno y dos años), y al exdirector de auditoría interna de Bankia Miguel Ángel Soria Navarro (entre uno y dos años). Asimismo, ha acusado a los exconsejeros Alberto Ibáñez (pide para él entre nueve meses y un año y medio de prisión), Araceli Mora (un año sustituible por multa), Miguel Ángel Acebes (entre nueve meses y un años y medio), Pedro Bedía (un año de prisión sustituible por multa), Remigio Pellicer (un año sustituible por multa) y José Rafael García Fuster (un año sustituible por multa). En total, son 14 los acusados por el Ministerio Fiscal.

Fuente: Cinco Días