La automovilística norteamericana Ford ha dado más detalles este jueves sobre sus planes para Europa. La empresa ha anunciado su intención de cerrar la factoría de Bridgend (Gales), debido a la ausencia de nuevos modelos y al cambio que se está produciendo en la demanda de los consumidores, aspectos que harán inviable económicamente la planta en los próximos años, según información de la agencia Reuters. «No tiene nada que ver con el Brexit», han dicho desde Ford Europa. La planta da trabajo a 1.700 personas. 

Además, la compañía dejará de producir en su planta de Burdeos (Francia) en agosto y no ensamblará más el C-Max y el Grand C-Max en Alemania este mismo mes. La compañía se encuentra en pleno proceso de reestructuración de su negocio europeo, un plan que había anunciado en enero de este año, cuando informó de su intención de recortar puestos de trabajo en Europa. 

Pero el ajuste de Ford no solo lo sufrirá Europa, en mayo, el presidente de la automovilística, Jim Hackett, anunció que harán un ajuste de 7.000 empleos en todo el mundo y 2.300 de ellos serán en EE UU. “Para tener éxito en nuestra industria competitiva, y posicionar a Ford para ganar en un futuro que cambia rápidamente, debemos reducir la burocracia, capacitar a los gerentes, acelerar la toma de decisiones, concentrarnos en el trabajo más valioso y reducir los costes”, aseguró entonces Hackett, que indicó que el objetivo es ahorrar 600 millones de dólares al año.

El anuncio llega un día después de que la empresa informara que reducirá su producción entre 100 y 150 vehículos diarios en Almussafes, Valencia, una planta que emplea a 8.100 personas. Según dijo Carlos Faubel a Europa Press, esa suma equivale a entre 13.000 y 14.000 coches al año. La factoría ensambló el año pasado 380.000 unidades.

La empresa indicó que los trabajadores del turno de noche serán recolocados en los de mañana o de tarde e hicieron hincapié en el que nuevo Kuga, que se lanzará este año, requerirá más carga de trabajo que otros modelos.

La compañía todavía no ha informado si este recorte de la producción conllevará una reducción de los puestos de trabajo. Faubel señaló que la semana que viene, el comité de empresa y la dirección de la fábrica comenzarán las negociaciones, con el objetivo de que no se produzcan despidos.

Fuente: Cinco Días