La reproducción asistida, uno de los campos donde España cuenta con líderes de referencia en el mundo entero, busca dar el gran salto. El gigante español en este campo, el Instituto Valenciano de Infertilidad (IVI), ha contratado al banco de inversión Morgan Stanley para buscar un socio, según indican fuentes financieras a CincoDías.

El atractivo del sector y la singularidad de la operación disparan las valoraciones preliminares del activo, que pueden superar las 16 veces ebitda. El valor de la sociedad puede alcanzar los 1.600 millones.

En principio, los planes de los dos médicos valencianos fundadores del grupo, Antonio Pellicer y José Remohí, es dar entrada a un inversor minoritario en el capital. Las fuentes consultadas explican que todas las opciones están sobre la mesa, incluso la venta del control. Según publica Reuters, la idea es encontrar un socio asiático o estadounidense que impulse la expansión de la compañía para posicionarse en un mercado al alza.

IVI ya realizó una operación corporativa en 2017 cuando se fusionó con la Asociación de Medicina Reproductiva de Nueva Jersey para desembarcar en suelo estadounidense. El grupo resultante, del cual los fundadores se quedaron con el 70% y el grupo estadounidense con el 30% restante, cuenta con 70 clínicas en más de 10 países.

Esta sociedad cerró 2017 con un beneficio de 4,95 millones y unas ventas de 256,73 millones de euros, según las cuentas de 2017, consultadas a través de Insight View. El ebitda fue de 46,8 millones, pero las fuentes consultadas indican que el buen desempeño del último ejercicio les ha permitido más que duplicar esta cifra.

La idea de expandirse por Asia tampoco es nueva para IVI, tras explorar una fusión con el inversor Peter Lim, inversor de Singapur y dueño del Valencia C.F. Sin embargo, el propio Remohí reconocía en mayo que la operación «no avanzaba», según unas declaraciones recogidas por el diario Las Provincias.

Ambas experiencias internacionales son ya un precedente y el apetito del capital riesgo por el sector salud en general y por la reproducción asistida en particular añaden incentivos a la venta. El fondo nórdico EQT adquirió este mismo año a otro referente en España, Igenomix, precisamente una escisión de IVI.

Fuente: Cinco Días