El grupo de supermercados Dia ha completado la ampliación de capital de 605 millones de euros  puesta en marcha hace un mes, según ha informado hoy a la CNMV. 

El segundo tramo de la ampliación, la dirigida a los accionistas minoritarios de la compañía con derecho de suscripción preferente, se ha completado por un importe de 138,5 millones. El máximo estaba en 187 millones, aunque ha superado con creces los 105 millones que, como mínimo, debía atraer. Desde la empresa se subraya «el apoyo de los inversores en la compañía así como sus planes de crecimiento, destacando la confianza del mercado en su futuro. A partir de este momento, la empresa podrá centrarse exclusivamente en el desafío del cambio del negocio».

Esa cantidad se suma a los 419 millones que Letterone ha compensado por los créditos inyectados en julio como puente para garantizar la viabilidad de la compañía hasta completar la ampliación. Resta, por tanto, una tercera fase que el fondo propietario se ha comprometido a suscribir, un total de 48,5 millones de euros, pero fuentes del mismo indican que espera no tener que hacerlo, al menos en su totalidad, y dar cabida a nuevos accionistas.

«Me gustaría agradecer a nuestros inversores su interés y apoyo a la compañía, que han demostrado al invertir en ella en esta etapa y con su decisión de acompañarnos en nuestro viaje de recuperación. Es, sin lugar a duda, una muestra de confianza de los mercados en este proyecto en el que todos creemos firmemente y con el que estamos totalmente comprometidos», ha afirmado el presidente Dia, Stephan DuCharme, en un comunicado. «Es el momento de que cada uno de nuestros empleados de las diferentes áreas de Dia y en todos nuestros mercados trabajemos duro y garanticemos con nuestra experiencia, conocimiento y responsabilidad un futuro exitoso», ha añadido el consejero delegado Karl-Heinz Holland.

La compañía de supermercados cierra así una fase crítica para garantizar su supervivencia. Dia entró en causa de disolución a finales de 2018, en un ejercicio que cerró con unas pérdidas de 352 millones. El equipo que entonces estaba a cargo de su gestión, liderado por Borja de la Cierva, impulsó una ampliación de 600 millones de la mano de Morgan Stanley para ser aprobada en junta extraordinaria el 20 de marzo.

Letterone, entonces con el 29% del capital, impulsó su propia estrategia de recapitalización de la compañía, que salió victoriosa en aquella junta. Su propuesta era, en primer término, de 500 millones, pero el deterioro financiero de la compañía llevó a incrementarla hasta los 605.

Para poder ejecutarla, el fondo luxemburgués tuvo que cumplir otros dos pasos: cerrar con éxito la opa a 0,67 euros por acción, que consiguió alcanzando el 69% del capital; y conseguir la refinanciación de su deuda con los bancos acreedores, lo que pudo firmar durante el mes de julio. Mientras tanto, Letterone inyectó hasta 490 millones en créditos participativos para garantizar la viabilidad de la empresa.

Mijail Fridman, presidente de Letterone, expresó en una entrevista con CincoDías su interés por que los pequeños accionistas acudiesen a esta ampliación de capital: «Les recomendaría firmemente participar. Podemos demostrar que este equipo profesional puede revivir la compañía, reconstruir la marca Dia y traer de vuelta a los clientes a las tiendas», afirmó. Desde Letterone, y también desde la compañía de supermercados, se consideraba crucial que otros accionistas al margen del fondo acudiesen a la ampliación, al entender esto como un mensaje de confianza en el futuro de la compañía.

Fuente: Cinco Días