En el último quinquenio, Canarias, Islas Baleares y Comunidad Valenciana han sido las autonomías más elegidas por los ciudadanos no nacionales, ocupando un 25% o más de la tarta total de compradores de vivienda en el territorio español.

En el segundo trimestre de este año, los extranjeros han comprado el 13,6% del total de propiedades vendidas en todo el país. En números absolutos, los foráneos han adquirido 16.240 viviendas, según datos de la Estadística Registral Inmobiliaria (ERI) del Colegio de Registradores de la Propiedad.

La demanda extranjera mantiene un nivel similar a la del año pasado, asegura el Colegio de Registradores. Sin embargo, el número de compraventas ha aumentado, lo que se traduce en más viviendas vendidas a extranjeros.

Entre abril y junio, Canarias ha sido la comunidad autónoma más elegida por los extranjeros en proporción con los compradores nacionales. Han comprado el 32,2% del total de viviendas ofertadas en este territorio insular; es decir, uno de cada tres compradores ha sido extranjero. Además, las ventas a no españoles han crecido tres puntos porcentuales en los tres últimos años: de 27,4% en 2014 a 30,5% en 2016.

El segundo destino con más peso de clientes extranjeros es Islas Baleares, donde los foráneos han adquirido el 28,4% de las viviendas vendidas entre abril y junio de este año, mostrando un ligero descenso en comparación con el primer trimestre del 2017, que registró un 31,2%.

En los tres últimos años, la venta de viviendas a extranjeros en estas islas del Mediterráneo ha superado siempre el 32% del total de propiedades vendidas. El pico fue en 2015, con un 35,6%.

En tercer lugar, otro destino de playa. La cuarta parte (25,5%) de las viviendas vendidas entre abril y junio de este año en la Comunidad Valenciana son ahora propiedad de ciudadanos no españoles.

Otras comunidades elegidas por los foráneos para vivir son Murcia, donde se ha registrado un 19,2% de compras por parte de extranjeros en el mismo periodo; Andalucía, con un 13,5%, y Cataluña, con un 13%.

Madrid se ubica en la décima posición entre las regiones con más peso de compradores extranjeros, alcanzando un 5,2% de viviendas adquiridas por este grupo en el último trimestre. Entre 2014 y 2016, la compra por parte de foráneos en la capital apenas ha subido 0,76 puntos porcentuales.

Las menos elegidas por los extranjeros son Asturias, con un 2,63% de compras realizadas en su territorio en el último trimestre; Extremadura, con un 0,94%, y Galicia, con apenas un 0,79% en el mismo periodo.

Los británicos, líderes en la compra de inmuebles

Los nacidos en Reino Unido se erigen una vez más como los compradores internacionales que más viviendas adquieren en territorio español. Casi un 2% del total de transacciones acometidas en el segundo trimestre de este año las realizaron ciudadanos británicos, lo que arroja una cifra de compra superior a los 2.300 inmuebles.

La nacionalidad británica acumula el 14,9% de las adquisiciones realizadas por ciudadanos extranjeros entre los meses de abril y junio de 2017, un porcentaje con el que se revierte la tendencia bajista que arrastraba desde hace dos años. De hecho, en el primer trimestre de este año, la compra de inmuebles por ciudadanos de Reino Unido rondó mínimos históricos al colocarse por debajo del 14,5% sobre el total de compradores foráneos.

Este repunte en las transacciones está en consonancia con el incremento del total de las compras de viviendas en el segundo trimestre de 2017, aunque en el dato intertrimestral las cifras de los británicos fueron superiores en 2016. En concreto, el año pasado Reino Unido obtuvo un resultado 0,2 puntos porcentuales mayor al actual.

El gran atractivo turístico de España es, tal y como destaca la ERI, una de las principales razones por las que los compradores internacionales se deciden a adquirir una propiedad en suelo español, puesto que por detrás de los británicos quienes más viviendas adquieren son los franceses y los alemanes. Las transacciones realizadas por los ciudadanos galos suponen un 1,1% del total en el segundo trimestre del año, mientras que las realizadas por los germanos rebasan el 1%.

Por detrás se situarían Bélgica (0,83%), Suecia (0,83%) e Italia (0,81%), mientras que las compras vinculadas a la demanda de vivienda por motivos laborales las realizarían sobre todo las nacionalidades rumana (0,65%), china (0,56%) y marroquí (0,48%).

El crecimiento de las adquisiciones de viviendas por ciudadanos extranjeros, sustentado por el incremento del total de compraventas, lleva al Colegio de Registradores a resaltar que se percibe «un cierto grado de optimismo» en la evolución futura de la demanda de inmuebles en España, en especial por parte de los nacidos en Reino Unido.

Fuente: Expansión