La ministra de Economía, Nadia Calviño, ha instado este lunes desde Barcelona a todas las administraciones públicas a actuar «con responsabilidad» para garantizar la «estabilidad política y social» que necesita España y que considera un elemento clave para generar riqueza.

Calviño ha hecho este llamamiento a contar con todas las administraciones para «dotar a España de serenidad social» durante su participación en el acto de entrega de las Medallas de Honor y los XII Premios Carles Ferrer Salat que concede anualmente la patronal catalana Foment del Treball.

En el primer acto público en el que coinciden miembros del Govern y del Ejecutivo central en funciones tras las elecciones generales del pasado 10N y en plena negociación para la investidura, la ministra ha insistido en la necesidad de las «posturas dialogantes y constructivas» para avanzar en todos los terrenos.

«La estabilidad política y social es clave para generar inversiones y riqueza. Todos los niveles de las administraciones deben ejercer sus funciones con responsabilidad. Esa es nuestra función: servir a los ciudadanos y dotar al país de concordia social», ha subrayado.

La ministra, que se perfila como uno de los pesos más influyentes del futuro Gobierno de Pedro Sánchez, ha hecho esta petición a la responsabilidad y el diálogo ante un auditorio repleto de empresarios y con miembros destacados del Govern, como el vicepresidente, Pere Aragonés, que es el actual hombre fuerte de ERC.

Tras recordar el preacuerdo suscrito entre el PSOE y Podemos para cerrar un gobierno de coalición, Calviño ha emplazado también al conjunto de fuerzas políticas a «asumir su responsabilidad y sumarse a esta mayoría».

Por su parte, el president de Foment de Treball, Josep Sánchez Llibre, ha pedido este lunes a las autoridades gobernar «sin más dilación» y condenar contundentemente los altercados que se han producido en protestas por la sentencia del 1-O.

Lo ha dicho en la ceremonia de entrega de los Premios Carles Ferrer Salat y las Medallas de Honor, a la que han asistido las ministras en funciones Nadia Calviño, Margarita Robles y María Jesús Montero; el vicepresidente del Govern, Pere Aragonès; el primer teniente de alcalde, Jaume Collboni, y la delegada del Gobierno en Cataluña, Teresa Cunillera.

Sánchez Llibre ha sostenido que la política «continúa estancada en ella misma sin poner ‘luces largas’ y atender el interés general» desde hace un año, cuando se celebró la anterior entrega de premios, y ha criticado la falta de presupuestos tanto en Cataluña como en el resto de España.

«No se puede demorar más la gobernación y la toma de decisiones. La desafección política es ya excesiva. La sociedad necesita confiar en sus instituciones para que todo el engranaje democrático funcione por el bien de todos, y no en un beneficio de un partido u otro», ha remarcado.

Ha abogado por «afrontar todos los problemas» que hay sobre la mesa con valentía, y ha subrayado que la política no puede convertirse en una dificultad que frene las posibilidades reales de crecimiento de la economía y el bienestar, como ha dicho que sucede desde hace demasiado tiempo.

Asimismo, ha sostenido que el Gobierno y el Govern deben «recuperar» su relación institucional, y ha recalcado que la solución al conflicto político debe pasar por la negociación y el acuerdo.

Entre los asistentes ha destacado la presencia del presidente de la Generalitat valenciana, Ximo Puig; los consellers de la Generalitat Angels Chacón, Damià Calvet y Chakir El Homrani, y la alcaldesa de L’Hospitalet de Llobregat (Barcelona), Núria Marín.

También han acudido a la ceremonia el secretario general de UGT Cataluña, Camil Ros, y el de CC.OO. Cataluña, Javier Pacheco; el presidente de Pimec, Josep González; el de la Cecot, Antoni Abad; el presidente del Círculo de Economía, Javier Faus, y el consejero delegado de la Mobile World Capital Barcelona, Carlos Grau, entre otros.

«CONDENA CONTUNDENTE» .

Sánchez Llibre ha defendido que el derecho a reunirse y manifestarse «no ampara provocar la barbarie», y ha considerado que tampoco recoge impedir físicamente el acceso a los estudiantes a la universidad.

«Querer perjudicar la economía, como afirman los protagonistas de esta barbarie, necesita una respuesta rápida y eficiente de las autoridades», ha expuesto.

Es por ello que ha exigido a las autoridades presentes en la cena una «condena contundente» a los altercados producidos en Cataluña desde la publicación del fallo del 1-O para que no se vuelvan a repetir.

«No condenar la barbarie y no evitarla es una grave irresponsabilidad del Govern», ha enfatizado y ha indicado que éste tiene la obligación de garantizar los derechos de todos y cada uno de los ciudadanos, tanto de los que quieren manifestarse como de los que no.

GOBIERNO DE COALICION .

Sobre el gobierno de coalición entre PSOE y Unidas Podemos, Sánchez Llibre ha valorado que es «una buena noticia» desde la perspectiva de la responsabilidad de ambos grupos, pero les instado a configurar un ejecutivo estable, moderado y riguroso.

«Cuiden, mimen, den el máximo cariño a los empresarios, a los emprendedores, a los autónomos, a la economía productiva en general, pues de nosotros depende afrontar con éxito los retos económicos del futuro», ha defendido.

También les ha pedido no «dar marcha atrás» en algunas reformas que han sido positivas y han permitido consolidar el crecimiento y la creación del empleo, además de reclamarles políticas que refuercen la competitividad.

El presidente de Foment del Treball ha agregado que la política fiscal debe servir como instrumento al servicio de la generación de actividad económica y no al mecanismo para cuadrar las cuentas estatales: «Creemos que más presión fiscal sería un error y un freno al progreso».

Fuente: Cinco Días