El fondo Azora y CBRE Investment Partners han adquirido dos parcelas situadas en los antiguos terrenos del Vicente Calderón al Atlético de Madrid. En la operación, CBRE ha sido asesorado por Jones Day, mientras que Azora ha consultado a Garrigues y Gabinete Inmobiliario/Doble Digito.

Estas parcelas, que suman una superficie conjunta de 35.000 metros cuadrados, se destinarán a la construcción de 340 viviendas dividas en dos urbanizaciones de lujo con zonas comunes exclusivas, según han señalado ambas empresas en un comunicado este jueves. Se prevé que las obras comiencen en el último trimestre de 2020 y concluyan a finales del año 2022. En este proyecto también colaborará la promotora Gestilar que además actuará como comercializador. Las viviendas serán de 1, 2 y 3 dormitorios, «integradas dentro de Madrid Río y con excelentes vistas hacia el Palacio Real», según describen los compradores.

Así lo adelantó CincoDías el pasado 12 de julio, cuanto este periódico también informó de que la gestora inmobiliaria fundada por Fernando Gumuzio había cerrado la transacción de ambas parcelas, por un importe total de 110 millones de euros.

Estos terrenos se encuentran dentro del proyecto Nuevo Mahou-Calderón, que abarca una extensión de más de 132.000 metros cuadrados de superficie residencial, lo que lo convierte en el proyecto inmobiliario de mayor tamaño dentro de la M-30.

El director para Europa de CBRE, Alexander van Riel, ha destacado que esta operación sigue la línea de aumentar la exposición de la compañía al segmento residencial en España. Por parte de Azora, el socio Javier Rodríguez-Heredia ha destacado que se trata de «encontrar una oportunidad única de inversión».

Además, el fondo también cerró ayer la adquisición de más de 500 viviendas en alquiler en Madrid y Barcelona a Banco Sabadell por aproximadamente 150 millones de euros, según las mismas fuentes de mercado.

Operación Mahou-Calderón

El Atlético de Madrid y la cervecera Mahou se reparten al 50% los terrenos de esta operación urbanística. Cada uno de ellos cuenta con alrededor de 63.000 metros cuadrados, repartidos en tres solares cada uno. Al Atlético de Madrid, después de la operación hecha pública hoy, le resta una de ellas por vender. Por ella pujan la socimi Vivenio (favorita y que cuenta con el apoyo del fondo de pensiones holandés APG y a Renta Corporación), una alianza entre Stoneweg y Hines y, por último, la gestora de cooperativas Concovi. En el caso de cerrar el acuerdo, Vivenio construiría viviendas destinadas al arrendamiento. Ese es el mayor terreno, por el que el club se embolsará 88 millones. Sumada a la venta de las otras dos parcelas a Azora y CBRE, el Atlético de Madrid obtendrá 198 millones por sus parcelas.

A esta cifra habrá que sumar los costes de la urbanización y del derribo del Calderón, que trasladarán posteriormente a los compradores. En total, la factura superará los 200 millones, la cifra que el equipo de fútbol se había marcado en un principio y que servirá para pagar la deuda que contrajo con Carlos Slim, por 200 millones, en la construcción de su actual estadio Wanda Metropolitano.

Fuente: Cinco Días