El negocio de supermercados del retailer francés Auchan en España, agrupado bajo su filial Sabeco, vivió en 2018 su peor ejercicio en al menos los últimos diez años. Esta sociedad, que opera los supermercados de las marcas Mi Alcampo, Alcampo Supermercados y Simply, multiplicó por casi nueve las pérdidas en el último año, elevándolas hasta 31,7 millones de euros, según sus cuentas depositadas en el Registro Mercantil.

Una situación que, como adelantó CincoDías el pasado mes de julio, hizo incurrir a la filial en causa de disolución, con un patrimonio neto negativo de 7,68 millones de euros. Una situación que la matriz tuvo que enmendar a través de lo que se conoce como una operación acordeón: la reducción de capital para compensar pérdidas y una ampliación para restituir la situación patrimonial. Aunque en su caso con una particularidad.

Como muestran las cuentas, los planes de Auchan pasaban por llevar a cabo dos ampliaciones: una primera por 7,68 millones, la misma cantidad, pero en negativo, en la que estaba el patrimonio neto, lo que elevaría el capital social a 21,17 millones. Después proponía reducir este y dejarlo a cero para compensar las pérdidas de 31,7 millones, utilizando para ello también las reservas. Y por último, volver a ampliar capital por seis millones.

Con esta operación, Auchan conseguía restablecer el equilibrio patrimonial. Sin embargo esta propuesta, fechada el 29 de marzo, no resultó suficiente para el auditor, PwC. En su informe, firmado el 21 de junio, explica que el desequilibrio patrimonial de Sabeco hacía generar “dudas significativas” sobre su capacidad para continuar como empresa en funcionamiento. La propuesta de ampliación no hacía cambiar su opinión, según reflejaba la auditoría, por lo que seguía dudando sobre la viabilidad de la compañía y de la manera en que su equipo de gestión planteaba resolverla.

El consejo de Auchan tuvo que mover ficha y, justo una semana después rectificó su propuesta, reflejada en el Borme y publicada entonces por este diario: una reducción de capital hasta cero euros, sin vaciar las reservas, y una ampliación posterior de 13,6 millones.

Las abultadas pérdidas de Sabeco en 2018 tienen su origen, por un lado, en una caída de las ventas del orden del 10%. Los 830 millones facturados son la menor cifra desde hace más de 10 años y la primera vez que Sabeco baja de los 900 millones en ese periodo. Los ingresos bajaron en sus súper propios, 108 a cierre del año, más de un 6%, y en sus 14 gasolineras. No fue así en los 219 locales franquiciados y asociados, aunque su facturación, de 133 millones, es poco significativa en comparación con los 530 millones que generan los propios. Desde Auchan prefirieron no hacer valoraciones sobre los resultados de su filial.

Esta también acometió un deterioro de 13 millones de euros en su filial vizcaína, Sabeko Baneketa, que registró unas pérdidas de 10 millones de euros en el último ejercicio.

Prevé seguir abriendo más supermercados

Estrategia. Pese a las pérdidas récord de Sabeco en 2018, la filial de Auchan mantiene en su estrategia la apertura de nuevos supermercados, principalmente con la enseña Mi Alcampo, con la que intenta ganar cuota de mercado en el negocio de proximidad. Como indica en su informe de gestión, el eje “estratégico” de esa expansión será la franquicia.

Cuota. Según los últimos datos de Kantar Worldpanel, los distintos negocios de Auchan en España sumaban en agosto una cuota de mercado del 3,3% dentro del sector de la distribución, una caída de dos décimas en comparación con el inicio del año.

Fuente: Cinco Días