La presidenta de Banco Santander, Ana Botín, ha denunciado desde Groenlandia los efectos del calentamiento global, urgiendo al planeta a «pasar a la acción». Botín, invitada por el programa televisivo Planeta Calleja a pasar unos días a la gran isla de hielo de Dinamarca, ha subido varios tuits a su cuenta particular instando a un cambio de mentalidad que es «prioritario y urgente». En un vídeo en el que aparece en medio del hielo con el presentador y aventurero Jesús Calleja, Botín ha reconocido que «no es lo mismo ver los efectos del cambio climático en un papel que hacerlo en persona».

«En nuestra travesía subiendo por uno de los glaciares hacia el Inlandsis (en danés significa “hielo interior”), que es la gran masa de hielo persistente que cubre gran parte de la región, hemos visto en persona lo que nos dicen los científicos», ha escrito la presidenta de Banco Santander en su cuenta de LinkedIn, animando a una reflexión acerca de los efectos del calentamiento global y a la responsabilidad que tiene el ser humano en esta transformación. «La gran mayoría de los científicos está de acuerdo en que nosotros, los seres humanos, somos responsables de una parte importante del calentamiento global. Según un estudio de Naciones Unidas, la probabilidad de que desde la segunda mitad del siglo XX la acción del hombre esté causando el calentamiento global es altísima, superior al 95%», ha asegurado.

Pese a encontrarse en tierras polares, Botín ha recordado que los efectos del calentamiento global también tienen impacto en Europa, y en concreto, en España. «Los hemos vivido en España y en el resto del continente este verano. Y la tendencia de las últimas décadas se acelera, desde 1980 los desastres relacionados con el clima se han triplicado. Si no tomamos medidas no solo aumentarán las sequías, las olas de calor o las inundaciones por lluvias torrenciales, sino que también veremos cambios irreversibles en algunos ecosistemas y la extinción de algunas especies».

En este sentido, Botín también se ha dirigido a particulares, a gobiernos y al conjunto de la sociedad. Pero también a los líderes empresariales. «La pregunta que todos deberíamos hacernos es ¿qué puedo y qué debo hacer yo, como persona, en mi vida, y desde mi puesto en la empresa o en el servicio público?». Banco Santander, ha recordado Botín, está comprometido a no financiar nuevos proyectos relacionados con el carbón, rechazando incluso propuestas concretas, como una reciente en Indonesia. «Es cierto que operamos en países que dependen mucho de los combustibles fósiles, porque los necesitan todavía para conseguir electricidad o calefacción. Por eso, en estos países el reto es ayudarlos en su transición hacia una economía con bajas emisiones, sin perjudicar su crecimiento ni su bienestar social», ha asegurado, no sin recordar que en los últimos 10 años «hemos estado ocho veces entre los tres bancos que más energías renovables financiamos en el mundo. Y nunca hemos estado por debajo de los cinco primeros. Si solo tenemos en cuenta a nuestros bancos comparables por tamaño y capitalización bursátil, hemos sido los primeros en 9 de los últimos 10 años. Es algo de lo que podemos estar orgullosos».

Fuente: Cinco Días