El alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, da la razón a su antecesora Manuela Carmena y vira de parecer respecto a la urbanización en la conocida como Operación Mahou-Calderón. El regidor (PP) rompe su promesa electoral de soterrar la M-30 a su paso por el antiguo estadio del Atlético de Madrid. La opción decidida será cubrir esa parte de la vía, una opción más barata y menos complicada técnicamente.

Así lo comunicó Martínez-Almeida este martes en un desayuno organizado por Europa Press. La M-30 a su paso por la tribuna del antiguo estadio Vicente Calderón será cubierta, no soterrada, y se dará así “continuidad a Madrid Río” tras llegar a un acuerdo Ayuntamiento de Madrid y el Atlético de Madrid, según el alcalde. Desde la concejalía de Obras se explica que la solución de cubrimiento propuesta por el nuevo equipo municipal, será, en cualquier caso, diferente al planteado por la anterior alcaldesa, pero sin detallar de momento las diferencias.

Carmena apostó por cubrir esa vía de circunvalación como opción menos costosa, frente al soterramiento realizado en gran parte de esa zona de la M-30 realizado en la etapa de Alberto Ruiz-Gallardón, que dio origen al parque lineal de Madrid Río en la superficie.

“Es un proyecto que permitirá que Madrid Río tenga una continuidad, que haya una solución de común acuerdo”, señaló Almeida, para apuntar a continuación que la redacción del proyecto le corresponde al Atlético.

El club de fútbol y Mahou se reparten al 50% los terrenos de esta operación residencial. Cada uno de ellos cuenta con alrededor de 63.000 metros cuadrados, correspondientes a su antiguo estadio y a una vieja fábrica de cervezas, respectivamente. El equipo colchonero se ha embolsado alrededor de 200 millones por la operación. A su vez, el grupo de bebidas ha contratado a Colliers para buscar compradores para sus parcelas.

La Puerta del Sol de Madrid será peatonal antes de que acabe la legislatura, con su cierre al tráfico y de varios tramos de las calles aledañas. Almeida anunció una propuesta –susceptible de ser ampliada o modificada– que comprende la peatonalización de la calle de Alcalá hasta Sevilla, así como el tramo de la calle Mayor de Sol hasta Esparteros. Además, se está estudiando la viabilidad de peatonalizar la carrera de San Jerónimo hasta la plaza de Canalejas.

Para llevarlo a cabo, quiere contar con la colaboración del Colegio Oficial de Arquitectos de Madrid, para “lanzar un concurso internacional de ideas” que concluya con la peatonaliación a lo largo de esta legislatura.

Más información

Fuente: Cinco Días